Insadof Clínica oftalmológica
Lunes a viernes de 8:30h a 15:00h y de 16:30h a 20:30h

Que tratamos - Glaucoma

  • Trabeculectomía

  • Esclerectomía profunda no perforante (EPNP)

  • MIGS (cirugía de glaucoma mínimamente invasiva)

  • Implantes Valvulares

El glaucoma es una de las causas más frecuentes de ceguera irreversible. Se produce por una falta de riego en el nervio óptico debida a un aumento de la presión dentro del globo ocular.

El tratamiento de glaucoma es básicamente médico, mediante la instilación de gotas de colirios que permitan disminuir la presión intraocular. Pero hay muchas ocasiones en las que este tratamiento es insuficiente y no conseguimos un correcto control tensional. Ante el continuo deterioro del nervio óptico se hace necesario recurrir a la cirugía en estos casos.

El objetivo de las cirugías u operaciones de glaucoma consistirá en reducir la presión intraocular para favorecer el riego del nervio óptico y evitar así la progresión de la enfermedad.

Básicamente existen dos tipos de cirugía de glaucoma: la cirugía clásica de trabeculectomía con sus distintas variantes, y la MIGS, que consiste en pequeños implantes que se colocan de una manera muy sencilla y que permiten en algunos casos controlar el proceso sin tener que recurrir a la cirugía clásica más agresiva.

MIGS

En la MIGS (cirugía de glaucoma mínimamente invasiva) se introducen distintos tipos de micro implantes en la cámara anterior del globo ocular para facilitar el drenaje del humor acuso y bajar los niveles de tensión. Existen multitud de dispositivos que van a optimizar las vías de drenaje del humor acuoso. Éstos tratamientos son bastante inocuos y muchas veces se asocian a la cirugía de catarata. Son indicación en casos de hipertensiones no controladas con tratamiento médico y sobre todo en casos de toxicidad al tratamiento que impiden la administración de los colirios por parte de los pacientes. Suponen una opción a la cirugía clásica que nos permite evitarla en bastantes casos.

Trabeculectomía

Cuando el glaucoma está avanzando a pesar del tratamiento, hay que bajar la tensión lo máximo posible y hay que recurrir a la cirugía de trabeculectomía que se lleva realizando desde hace muchísimos años. Esta cirugía ha ido perfeccionándose para dar mejores resultados y reducir los riesgos.
En la actualidad hay multitud de implantes que se pueden utilizar para reducir mucho el número de complicaciones de la trabeculectomía clásica. La técnica de la trabeculectomía se diseca un flap o lámina dentro del grosor de la esclera que servirá para cubrir el orificio de drenaje que se practica en un plano más profundo. Éste flap o capa fina va a permitir la salida controlada del humor acuoso hacia el espacio sub conjuntival consiguiendo así una bajada de las cifras tensionales. En lugar de hacer un orificio de drenaje interno se puede implantar una válvula o tubo que sustituya al orificio lo cual simplifica bastante el proceso y evita complicaciones.

EPNP

Existe una forma de trabeculectomía que llamamos no perforante y que muchos casos permite un buen control tensión al sin necesidad de penetrar completamente en el globo ocular, lo cual reduce notablemente las posibles complicaciones derivadas de la cirugía. Es la llamada esclerotomía profunda no perforante o EPNP. Técnicamente es una cirugía compleja y elaborada pero permite buenos resultados con un mejor control de la bajada tensional y con un menor riesgo de complicaciones asociadas, evitando hipotonías post-quirúrgicas.

Implantes valvulares

En algunos casos complejos de glaucoma, las técnicas de trabeculectomía fracasan por lo que hay que recurrir a válvulas de drenaje externas, como la válvula de Ahmed que se fijan a la pared externa de la esclera y que permiten en algunos casos controlar casos complejos

Es importante hacer notar que la cirugía de glaucoma fracasa en muchas ocasiones porque el globo ocular tiende a cicatrizar el drenaje realizado. Por eso se utilizan en la actualidad fármacos que permiten un mayor número de aciertos ya que inhiben la cicatrización ocular. La mitomicina C se utiliza asiduamente y ha permitido mejorar notablemente los resultados postquirúrgicos

Noticias relacionadas
-El glaucoma: La ceguera silenciosa...
Scroll Up